ULTIMAS NOVEDADES

COMUNICACIÓN PÚBLICA – EMERGENCIA SANITARIA 

El gobierno decretó emergencia sanitaria en la provincia de Buenos Aires por el término de 180 días.

Recomendaciones del Gobierno:

  • No dar la mano para saludar.
  • No saludar con besos.
  • No compartir el mate.
  • Dejar dos metros de distancia con otras personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

 

RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN DE INFECCIONES RESPIRATORIAS en empresas y organismos con atención al público.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

 

 

CULTURA DE PREVENCIÓN EN SEGURIDAD Y SALUD LABORAL

Una de las herramientas centrales para mejorar las condiciones de salud y seguridad en el trabajo es el desarrollo de una cultura de la prevención.

Este concepto fue desarrollado en el Convenio Nº 187 de la Organización Internación del Trabajo (OIT) sobre el marco promocional para la seguridad y salud en el trabajo del año 2006, y se refiere a la cultura del derecho al medio ambiente de trabajo seguro y saludable que se respeta en todos los niveles, y en la que el Estado, los empleadores y los trabajadores participan activamente en iniciativas destinadas a asegurar estas condiciones mediante un sistema de derechos, responsabilidades y deberes bien definidos, y en la que se concede la máxima prioridad al principio de prevención.

En definitiva, la cultura de la prevención supone el compromiso de la sociedad, de las organizaciones y de los individuos con la salud y la seguridad, lo que se manifiesta en un conjunto de valores, actitudes, percepciones, conocimientos y prácticas de orden individual y colectivo.

Instalar esta cultura preventiva en las empresas requiere del conocimiento y de la participación de todos los actores involucrados, directa o indirectamente, en el proceso de trabajo.

En efecto, es importante informarse respecto de los riesgos a los que se está expuesto individual o colectivamente en una situación de trabajo; comprometerse con las acciones de prevención, y participar en la identificación de los riesgos mediante la reflexión sobre las propias acciones y las medidas que es posible tomar.

El fundamento de una cultura de prevención consta de tres dimensiones articuladas «información, compromiso y participación» y debe ir acompañada de programas estatales que integren normativas, cambios tecnológicos, educación y acciones sobre la comunidad incorporando a los trabajadores y a sus familias.

En este sentido;

Informarse: Supone identificar y evaluar los riesgos a los que están expuestos trabajadores y trabajadoras en sus actividades, incluyendo la multiplicidad de puntos de vista de los actores involucrados;

Comprometerse: Se refiere a la necesidad de tomar conciencia y educar para la adopción de conductas responsables que cuiden las vidas de las personas en situación de trabajo así como el entorno en que estas acciones se desarrollan;

Participar: Implica formar parte de acciones colectivas compartidas por todos los miembros de una comunidad u organización con el objetivo de cambiar situaciones riesgosas. Para ello es necesario asumir comportamientos proactivos independientemente de que exista o no un peligro inminente. En ese sentido, la implementación de estrategias participativas hace posible que la tarea se realice de forma más creativa, flexible, con mayor nivel de innovación y mayores posibilidades de mejora.

Fuente: Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; Ministerio de Educación; Instituto Nacional de Educación Tecnológica, Organización Internacional del Trabajo: Salud y seguridad en el trabajo (SST). (2014). SALUD Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO (SST), aportes para una cultura de prevención. 18-19. Buenos Aires, Argentina.